• 660 578 316
  • info.sexopositivo@gmail.com

Archivo mensualabril 2016

¿Qué modelos de sexualidad aprenden l@s jóvenes? – Porno [Parte2]

Continuamos con la serie de vídeos cortos informativos sobre sexualidad.
Esta vez planteo una cuestión: “¿Qué modelos de sexualidad aprenden l@s jóvenes?”

Porno [Parte2]

PORNO SI, PERO DE CALIDAD: Transmisión de estereotipos y patrones sexuales

Ilustración por Xavier Schipani

Ilustración por Xavier Schipani

En muchos casos la pornografía distorsiona la realidad, no tiene en cuenta la pluralidad y diversidad de cuerpos, sexualidades, identidades ni orientaciones sexuales del deseo. Objetiviza a los sujetos convirtiendo a las mujeres en sujetos pasivos y a los hombres en sujetos activos. A través de 10 ejemplos vamos a detenernos en algunos de los aspectos del porno tradicional que distorsionan la realidad para ver de qué forma podemos plantear alternativas en las que todas las personas puedan sentirse identificadas:

Ejemplo 1: Intersexualidad.

Falta de representación de características propias de la adquisición de la identidad sexual. Las mujeres aparecen como sujetos muy “femeninos” y los hombres muy “masculinos”, cuando en la realidad hay mujeres con rasgos masculinos, por ejemplo mucho vello corporal, y hombres con rasgos femeninos, como por ejemplo, la voz muy aguda.

Esto hace referencia a la identidad sexual, que es aquello que la persona se considera a sí misma; es decir, hombre o mujer. Cuando el cine y arte pornográficos conciben a los sexos, a los hombres y mujeres, a veces lo hacen de una forma tan rígida que crean una gran presión para que cada persona se adapte a unos determinados roles y modelos de lo que debe ser un hombre o una mujer. La presión que esto ejerce hace que algunas personas modifiquen su aspecto físico, sus gustos o su forma de relacionarse para parecerse más a los modelos de hombre o mujer socialmente aceptados y normalizados a través del porno tradicional.

Ejemplo 2: Las mujeres se exhiben sin vergüenza, sus cuerpos siempre les agradan y están a gusto consigo mismas.

En la realidad hay un porcentaje importante de mujeres que no se sienten satisfechas con su imagen ni con su cuerpo, en parte, por la influencia de los modelos de belleza que los medios de comunicación y el porno, entre otros, nos imponen. El efecto que esto tiene es que, cuando una persona se compara con estos modelos y no se siente identificada, puede afectar negativamente a su autoestima. Además, también puede afectar a la identidad sexual, provocando que la persona se sienta más o menos hombre o mujer según se parezca más o menos al modelo de belleza.

Ejemplo 3: Largos periodos hasta eyacular.

Según el Informe Kinsey el 75% de los hombres eyaculan tras pasar dos minutos después de la penetración. El hecho de no tener modelos o referencias con otros tiempos de eyaculación más realistas, puede conducir a muchos hombres a una insatisfacción con el tiempo de eyaculación o, lo que comúnmente se conoce como problemas de eyaculación precoz.

Ejemplo 4: Falta de referencias homosexuales reales.

Muchas de las escenas lésbicas, más allá de retratar un encuentro homosexual, responden a deseos y fantasías de hombres heterosexuales.

Ejemplo 5: Abuso de cuerpos de gimnasio, altos, jóvenes, caucásicos o negros en plenas facultades físicas, psicológicas y sensoriales.

He de hacer una mención especial al factor edad, puesto que el cie porno tradicional no tiene en cuenta la sexualidad de las personas mayores. Esto tiene que ver con el hecho de que nuestra cultura tiene una percepción de la población anciana muy negativa y está cargada de mitos y prejuicios. Una de las razones es porque vivimos en una continua idealización de la juventud. Se considera, erróneamente, que la sexualidad de una persona comienza con su vida reproductiva y, por lo tanto, acaba cuando esta finaliza. Así, tiende a considerarse que la vida erótica de una mujer finaliza con el comienzo de su menopausia, cuando en realidad desde que nacemos hasta que morimos somos seres sexuados.

Al igual que sucede con las personas mayores, también se silencia la sexualidad de las personas con algún tipo de discapacidad y/o diversidad funcional. Es cierto que algunas de estas personas se enfrentan a problemas que dificultan los encuentros eróticos, como por ejemplo: problemas cognitivos, la posible desinhibición en la erótica, menor control, grado de autonomía reducido, dificultades para establecer relaciones, dependencia… Pero esto no les convierte en seres asexuados. Además, las posibilidades que la sexualidad nos ofrece son tan amplias y variadas que todas las personas caben en ella. Señalar también que nadie está libre de sufrir una discapacidad adquirida y/o sobrevenida en el futuro, por tanto, hemos de anteponernos a la posible presencia de dicha discapacidad para que no suponga tener que sacrificar o renunciar a la Sexualidad.

Ejemplo 6: Coitocentrismo y genitalización de la sexualidad.

No nos vamos a engañar, los genitales son una parte importante en las relaciones eróticas, pero no son únicos y exclusivos. Tenemos un cuerpo lleno de posibilidades para el placer.

Ejemplo 7: Ausencia de lubricantes y métodos anticonceptivos.

Si en el porno tradicional, la mujer siempre aparece dispuesta al coito, ¿para qué va a necesitar lubricantes? Por su puesto, en la realidad el uso de lubricantes está muy extendido, así, en muchas ocasiones es recomendado en consulta para tratar algunos de los problemas sexuales femeninos más frecuentes, como el vaginismo. En cuanto al uso de métodos anticonceptivos, si tomásemos el porno como única herramienta de educación sexual, no existirían, así como tampoco las enfermedades de transmisión sexual y VIH. Así, por ejemplo, el pene puede pasar del ano a la boca de la mujer sin protección alguna.

Ejemplo 8: El sexo con la menstruación no existe.

En la realidad muchas parejas y mujeres en solitario mantienen relaciones durante la menstruación. Esto es posible y muchas personas lo disfrutan.

Ejemplo 9: Las mujeres violadas siempre acaban disfrutando.

Este es un tema realmente serio, una relación no consentida es un delito. ¿Qué mensajes estamos transmitiendo al respecto?

Ejemplo 10: Roles femeninos machistas y heterosexistas.

Por ejemplo: mujer prostituta, lesbiana que mantiene relaciones con hombres, adolescentes, colegialas, operadas… Faltan referentes positivos de mujeres independientes, trabajadoras, emancipadas, adultas que consienten la relación, gordas, delgadas, operadas y sin operar… Además de estas distorsiones de la realidad, el porno convencional coloca a las mujeres en una posición marginal.

Hablamos de roles para referirnos a que, socialmente, se premian ciertas conductas y comportamientos y se castigan otros en función del sexo que las desempeñe. Las mujeres y hombres que no encajan en estos roles pueden llegar a sentirse menos hombres o menos mujeres. La socialización de género también es transmitida a través del porno. En el caso de las mujeres se valoran los contactos corporales menos genitales, por lo que muchas, influenciadas por esta socialización desconocen el funcionamiento de los genitales y de sus zonas erógenas, así como tienden a normalizar la vinculación afectiva.  En el caso de los hombres se valoran los encuentros coitales y genitales, por lo que muchos, influenciados por este modelo de socialización, no aprenden a erotizar el conjunto de su cuerpo y tienden a normalizar la desvinculación afectiva.

La pornografía tradicional influye indiscutiblemente en nuestra forma de percibir, vivir y entender la sexualidad humana. Como hemos podido ver a través de 10 ejemplos, estos géneros, en su formato más tradicional, están cargados de tabúes, etiquetas y patrones que pueden conducir a que las personas vivan su sexualidad con dificultades y angustias. Es por esto que la educación sexual puede anticiparse, evitar situaciones desagradables, y no sólo eso, sino que podemos trabajar desde un modelo en positivo, cultivando las posibilidades que la sexualidad nos ofrece para anteponernos a riesgos, problemas o exclusiones que puedan darse.

Una Realidad Distorsionada – Porno (Parte1)

Este es el primer vídeo de una serie de pequeños documentos audiovisuales de carácter informativo que iré subiendo periódicamente para visibilizar diferentes realidades de la sexualidad humana.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies