• 660 578 316
  • info.sexopositivo@gmail.com

Category ArchiveSin categoría

COMISURAS, EL LIBRO

OS PRESENTAMOS “COMISURAS”

Con la ilusión de quienes comienzan un nuevo proyecto cargado de amor, os anunciamos “Comisuras”.

 

Comisuras, el libro

Comisuras, el libro

 

¿QUÉ ES “COMISURAS”?

Comisuras” es un libro de escritos ilustrados desde una perspectiva erótica y feminista. La escritura y la ilustración se unen a través de sus autoras: Lara Herrero y Noelia Maeso. Unas veces conforman un poema, otras una sola frase y, en ocasiones simplemente tienen un sentido transversal.

Comisuras” es un libro muy nuestro hecho para ti. Es un pequeño paréntesis para que la rutina se torne un poco menos rutina. Es una invitación al diálogo en la intimidad o colectivamente. Porque lo mejor que tiene “Comisuras” es que por cada título se plantean dos perspectivas diferentes de un mismo asunto en torno a la sexualidad, la erótica y el feminismo. Dos perspectivas por cada una de sus autoras. Una visión diferente por cada uno de sus lectores.

¿DÓNDE Y CUÁNDO ESTARÁ DISPONIBLE “COMISURAS”?

Comisuras” sólo podrá nacer de manera colectiva. Por ello, primero lanzaremos un proyecto crowdfunding en la plataforma Verkami. Nuestra finalidad es que juntos consigamos la ayuda necesaria para que este libro a todo color vea la luz. Para ello será necesaria vuestra ayuda como mecenas a través de la aportación económica que consideréis oportuna. A cambio, nosotras os haremos llegar recompensas en función de vuestras aportaciones.

Hacemos esto de manera totalmente autoeditada y autodidacta, lo que significa que no contamos con el respaldo de ninguna editorial. Tampoco tenemos mucho dinero en la cartera. Lo que si tenemos es ilusión y ganas de que “Comisuras” se convierta en algo real y tangible. Por eso creemos que Verkami es el viaje perfecto para que nuestro libro llegue a su destino: cada uno de vuestros hogares.

Si todo va bien, lanzaremos el Crowfunding en septiembre, pero tranquilos, os vamos a informar de cada paso que demos, porque como ya os hemos dicho, queremos que forméis parte de esto y conozcáis todo el proceso.

SANTA ÁGUEDA Y LA CENSURA DE LOS PECHOS

DE LA HIPERSEXUALIZACIÓN A LA CONDENA DE LOS PECHOS FEMENINOS

Santa Águeda y la Censura de los pechos_Sexo Positivo

Santa Águeda y la Censura de los pechos_Sexo Positivo

Llevo un tiempo planteándome diferentes cuestiones relacionadas con los pechos femeninos (cis). Cuando algo te acompaña en los pensamientos insistentemente produce que, de manera sorprendente, atraigas acciones relacionadas con ello. Y esto es justo lo que me está sucediendo.

 

CUESTIONES DE PECHOS FEMENINOS

No hace mucho me topé con un video que mostraba un despliegue  policial en la playa de Necochea (Argentina) porque tres mujeres fueron denunciadas por hacer toples. La denuncia sostenía que se trataba de un acto de exhibicionismo que ofendía la decencia pública y que, en caso de repetirse, la ley les obligaría a detenerlas.

Entre otras cuestiones de pechos, el mes pasado una actriz me comentaba que en los últimos castings que había realizado le recomendaban operarse el pecho. Según su criterio, las mujeres de pechos grandes tenían más éxito, independientemente de sus dotes como actriz.

Inmersa en mis pensamientos “PPA” (pecho-pezón-areola) comienzan a intrigarme las mujeres mastectomizadas e indago sobre si existen recursos donde puedan sentirse identificadas y reflejadas, como videos, películas, novelas, escenas eróticas… La verdad es que las referencias son realmente escasas. Así que me ví obligada a rescatar algunas, así como a escribir un relato erótico al respecto.Podéis leerlo aquí.

Pocos días después, un periódico español relataba la historia de una mujer a la que le pidieron que se cubriese el pecho en el momento que amamantaba a su hijo en un restaurante. La respuesta de ésta fue cubrirse la cabeza mientras un familiar capturaba el momento con su móvil. Como no podía ser de otra manera, la publicación se viralizó en pocas horas.

Y, de pronto, casi sin quererlo, un buen día me topo con la talla de una mujer que sostiene sus pechos amputados sobre una bandeja. La imagen me dejó perpleja. Se trataba de Santa Águeda, expuesta de manera privada en la sacristía de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Rueda (Valladolid).

Fotografía por Pablo García Sanz - Santa Águeda y la Censura de los pechos.

Fotografía por Pablo García Sanz – Santa Águeda y la Censura de los pechos.

Y pensaréis, ¿qué tiene que ver Santa Águeda con los pechos femeninos y su actual persecución?… Pues mucho. A pesar de que hayamos evolucionado en cuanto a derechos humanos, lo cierto es que lo hemos hecho muy poco en lo que se refiere a la sexualidad femenina.

 

LOS PECHOS Y SANTA ÁGUEDA

Santa Águeda es una virgen que entregó su virginidad a Jesucristo y fue condenada por ello a través de diferentes castigos como la amputación de los pechos.

En el siglo III, durante la persecución al cristianismo, el procónsul siciliano Quintianus se enamoró de una joven llamada Águeda. Para cuando quiso declararse, había entregado su virginidad a Jesucristo. Quintianus no comprendía que el “no es no” y continuó insistiendo hasta que decidió vengarse por no ser correspondido. La manera en que comenzó a hacerlo fue intentando quitarle aquello que guardaba para otro: su virginidad. De esta manera le envío a trabajar a un prostíbulo. Cuenta la leyenda que milagrosamente Águeda pudo mantener su virginidad, por lo que, tras un tiempo sin alcanzar su venganza, el procónsul le condena a la amputación de sus pechos hasta que la joven muere desangrada.

Actualmente, el 5 de febrero se ha convertido en el Día de Santa Águeda; fecha en la que principalmente tienen protagonismo las mujeres (o eso cuentan). En nuestro país se realizan diversas celebraciones. Así por ejemplo, en diferentes localidades de Castilla y León, se les cede el bastón de mando del ayuntamiento a las mujeres. Además, existen numerosas referencias a la Santa cuando se recurre a peticiones de salud, como cáncer de pecho o partos complicados. En este sentido, se dice que es la patrona de las enfermeras.

 

LOS PECHOS FEMENINOS A DEBATE

Santa Águeda y la Censura de los pechos_SexoPositivo

Santa Águeda y la Censura de los pechos_SexoPositivo

Tal y como le sucedió a la Santa, los pechos femeninos (cis) siguen siendo motivo de castigo, censura y sexismo. Esta parte del cuerpo que nos alimenta y da vida ha sido utilizada como instrumento del patriarcado desde la hipersexualización hasta la condena.

Por una parte se nos bombardea con imágenes de escotes y pechos, a partir de una talla 90, con la excusa de vendernos un ideal de belleza, una camiseta o las 5 claves para seducir a un hombre. Mientras que, por otra parte, se desaprueba todo lo que tenga que ver con los pechos de las mujeres (cis); ya sea la lactancia materna, hacer toples en la playa o la censura de los pezones en redes sociales como Instagram o Facebook.

Si existe alguien que se ofende al ver la teta de una mujer es porque aprendió que es una zona indecorosa, sexualizada, pecaminosa e, incluso, que es algo que pertenece al ámbito privado. Pero, ¿en qué momento se decidió que una teta femenina ofende y una masculina no?… La cuestión es que determinar que una misma parte del cuerpo es censurable en función del sexo resulta totalmente opresor. ¿Os imagináis que los hombres tuvieran que llevar cubierto su cuello por resultar ser una zona indecorosa?… Y, hablando de ésta zona que para muchas personas resulta erógena, no puedo olvidar el argumento que afirma que los pechos femeninos han de cubrirse por esta misma razón. Lo cual cae por su propio “pecho” – digo peso – porque como ya hemos comprobado, existen otras zonas erógenas no censurables y, además, para muchos hombres, los pechos también resultan ser una de sus zonas más erógenas.

 

Santa Águeda y la Censura de los pechos.

Parece ser que no sólo se trata de poner en debate una parte del cuerpo, sino que más bien se trata de  poner en debate a uno de los sexos: las mujeres. Tengo la sensación de que, al igual que el resto del cuerpo femenino, la sexualidad y los espacios de poder; los pechos de las mujeres no siempre nos pertenecer a nosotras; sino que muchas veces son instrumentos de mando (generalmente masculino).

 

Y tú, ¿eres completamente dueña de tus pechos?, ¿los aceptas?, ¿los mimas?, ¿los respetas?… Y vosotros, ¿respetáis los pechos femeninos?…

 

 

Lara Herrero Barba

CUANDO LOS GEMIDOS DE TU PAREJA LO JODEN TODO

CARIÑO, NO ME GUSTAN TUS GEMIDOS

 

Los gemidos suelen ser una expresión de placer sexual que, normalmente refuerzan el nivel de excitación de la pareja durante un encuentro erótico. Pero, ¿qué sucede si los sonidos que se emiten hacen que nuestro deseo acabe por los suelos y queramos huir?

 

Cuando los gemidos de tu pareja lo joden todo

 

El cine, la televisión y la industria del porno nos tienen muy acostumbrados a estos alaridos orgásmicos (sobre todo femeninos). Tanto, que en la vida real los reclamamos como un ingrediente más para nuestro cocktail sexual. Bajo este escenario parece imposible que un gemido pueda resultarle desagradable a alguien; pero existen tantos gustos y preferencias eróticas como personas. Y hoy vamos a dedicarles un espacio a aquellas que odian los ruidos que exhalan sus parejas en el sexo.

 

EL ORIGEN DE LOS GEMIDOS

Los gemidos son una respuesta a los estímulos placenteros que se reciben durante las relaciones sexuales. Para muchas personas, es una señal de que su pareja está disfrutado y eso, por norma general, les produce un placer recíproco.

Algunos investigadores, como el neurocientífico Barry Komisaruk afirman que los gemidos son una respuesta fisiológica natural causada por el éxtasis del placer sexual. Y no sólo son característicos de las personas, sino también de animales como los primates.

Si lo que Komisaruk dice es cierto, los gemidos serían inevitables; aunque sabemos que muchos de los comportamientos eróticos también tienen un componente cultural importante. No podemos obviar que muchas personas (sobre todo mujeres) fingen sus gemidos porque han aprendido (normalmente a través del cine y la televisión) que esos sonidos son propios del placer experimentado durante las relaciones eróticas. En este sentido es importante desmitificar algunas ideas al respecto, como: que a todos los hombres les gusta oír gemir a su pareja; que todas las mujeres gimen; o que los hombres no gimen.

 

QUÉ HACER SI NO ME PONE NADA COMO GIME MI PAREJA

 El oído es uno de los cinco sentidos que indudablemente importan durante las relaciones sexuales. El hecho de ambientar el espacio donde va a tener lugar un encuentro, lo hace más propicio para el placer. Por ejemplo, podemos ambientarlo con música, sonidos agradables como la lluvia o conversando en un tono sensual.

A través del oído podemos mejorar nuestra concentración o empeorarla. El hecho de poner la mente en clave erótica es muy importante para lograr vivir cada una de las sensaciones placenteras durante un encuentro erótico. Los sonidos desagradables como el móvil, el reloj del horno que te avisa si la comida está lista o los niños llorando, no hacen más que distraer tu mente y alejarla del “aquí y el ahora” de la relación sexual. Esta distracción también puede proceder de los gemidos, ruidos o comentarios que realice tu pareja.

 

SUGERENCIAS PARA LIDIAR CON LOS GEMIDOS NO DESEADOS

Si estás planteando utilizar tapones, lee antes algunas recomendaciones que te planteo:

  • Habla con tu pareja: la comunicación es fundamental para la salud de una relación. Y no sólo en lo referente a la convivencia o el terreno sentimental; sino también en lo alusivo a la erótica.
  • Llega a un acuerdo: En ningún caso se trata de que tu pareja se reprima; sino de que sea consciente de lo que te gusta y lo que no. Seguro que hay tonos, expresiones o palabras que podéis cambiar.
  • Pon la mente en clave erótica: Cualquier distracción desagradable puede producir que tu deseo sexual descienda. Para que se produzca y mantenga la excitación es importante tener la mente entretenida en contenido sexual. De lo contrario, la respuesta sexual que el Sistema Nervioso Central envía desde el cerebro se detendrá y, probablemente la excitación acabe esfumándose. Si esto sucede puedes recurrir a algunas técnicas para poner tu mente en clave erótica, como: relajarte y visualizar cómo responde tu cuerpo a tiempo real durante la relación sexual; utilizar fantasías eróticas; cambiar de postura o de práctica erótica…
  • Responsabilízate de tu placer: Recuerda que cada uno es responsable de su propio placer. No podemos dejar el peso del encuentro en la otra persona esperando que sus comportamientos y acciones sean los responsables de nuestro goce. Es importante empoderarnos sexualmente conociendo qué nos gusta, cómo, dónde y, no sólo eso, sino también saber comunicarlo.
  • Valora lo positivo: Si los gemidos, ruidos o palabras que emite tu pareja durante el sexo te resultan desagradables, una buena opción sería centrarte en lo que sí te gusta de tu pareja durante la relación erótica; como por ejemplo sus gestos, su cuerpo, los movimientos que realiza, su olor, su mirada…
  • Acéptalo: Si tu pareja gime, probablemente sea porque lo que hacéis le resulte muy placentero. Puedes tener esto en cuenta cuando le escuches y, si te dejas llevar, quizás te acabe resultando excitante.

 

 

ALTERNATIVAS A LA MONOGAMIA: EL POLIAMOR

"Desingned by Pressfoto / Freeppik"

“Desingned by Pressfoto / Freeppik”

El poliamor es una manera de entender las relaciones en la que, de mutuo acuerdo, se permite tener relaciones sentimentales con más de una persona a la vez. La monogamia parece ser la única opción de unión posible tal y como nuestra sociedad entiende las relaciones, basándose en el ideal de amor romántico y en la exclusividad. El poliamor lleva practicándose mucho tiempo en privado como alternativa amorosa a la monogamia y cada vez son más las parejas que entienden las relaciones de manera diferente.

Cuando no hemos tenido referencias de parejas poliamorosas y únicamente nos han educado en la monogamia, parece difícil comprender que una persona pueda mantener varias relaciones amorosas a la vez sin que esto le suponga conflictos. De aquí surgen falsas creencias y diversos mitos.

Muchas personas piensan que las relaciones poliamorosas son poco duraderas y están abocadas al fracaso. Lo cierto es que no existen datos que fundamenten esta idea. Lo que sí sabemos es que las relaciones no exclusivas con varias personas finalizan a medida que sus protagonistas lo consideran, de igual manera que lo hacen las parejas monógamas. Otro de los argumentos que cuestionan el poliamor es que las personas que lo practican lo hacen porque no son capaces de ser fieles y prefieren gozar del beneficio que da la libertad y la disponibilidad que ofrece la soltería. En realidad las personas poliamorosas deciden mantener varias relaciones de manera consensuada, libre y pactada entre todos los miembros de la pareja; mientras que las monógamas mantienen la exclusividad amorosa con un solo miembro de la pareja, por lo que si esto se rompe a veces recurren al engaño o lo que llamamos “infidelidad”. El hecho es que la mentira y el engaño son aspectos que no caben en ningún tipo de relación, ya sea poliamorosa o monógama.

¿Cómo es una relación poliamorosa?

No existe una organización particular en las relaciones poliamorosas. Hay personas que tienen dos parejas, otras que tienen una relación principal y otra(s) secundaria(s); personas que mantienen una relación homosexual con tres personas, amantes heterosexuales que conviven en la misma casa; dos madres y un padre… En el poliamor hay cabida para las relaciones entre todos los sexos, identidades y orientaciones; al igual que sucede en las relaciones monógamas.

Aunque el poliamor no siga una estructura concreta existen elementos que definen las relaciones de quienes lo practican. Uno de ellos es la negociación: Los componentes de cada relación establecen entre todos un funcionamiento de la misma, de forma libre y consensuada. Como en cualquier tipo de compromiso, se trata de poner unas reglas básicas que habrán de ser revisadas periódicamente a medida que la relación evolucione. Por ejemplo, en la monogamia, una de las reglas comunes es la exclusividad sexual a la pareja. En el poliamor las reglas pueden modificarse y ser reajustadas. Lo fundamental para la negociación es la comunicación con el fin de solucionar cualquier tipo de desacuerdo. En este sentido no parece haber muchas diferencias entre las personas monógamas y las poliamorosas. La comunicación es un pilar imprescindible para la salud de cualquier tipo de relación. Es fundamental hablar con libertad, naturalidad y claridad a la hora de comunicar situaciones con las que no estamos conformes, confesiones o deseos. Así como la honestidad y el respeto con los otros. Decir la verdad es otra de las claves para el éxito de una relación amorosa. Algunas personas monógamas temen ser sinceras con sus deseos por miedo a herir a sus parejas; sin embargo, para la mayoría de poliamorosas es básico mantener una independencia y autonomía, por lo que la confianza a la hora de decir la verdad es imprescindible. La investigación “Consensually Nonmonogamous Relationships” de Terrí D. Conley, publicada en la revista Perspectives on Pshychological Science asegura que las personas poliamorosas tienen más confianza en su pareja y por tanto son menos celosas.

Con la monogamia como protagonista, actualmente el poliamor es una opción de la que poco conocemos. Muchas personas poliamorosas no saben muy bien cómo actuar o cómo comunicar esta situación en su entorno. Otras prefieren mantenerlo en secreto por miedo al rechazo, la incomprensión o la culpabilidad por no querer mantener relaciones monógamas. Poco a poco estamos comprobando que en el poliamor no todo son impedimentos. Existen aspectos positivos como dar y recibir amor de más de una persona o tener una amplia red de apoyo e intimidad. Lo que está claro es que tanto la monogamia como el poliamor son opciones igual de válidas. Todo depende de la libre elección de cada persona.

Artículo publicado en El Periódico de Castilla y León (número de Septiembre 2017).

Lara Herrero Barba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies