• 660 578 316
  • info.sexopositivo@gmail.com

Archivos de la etiquetas placer

PARTNER PLUS

PARTNER PLUS

UN VIBRADOR PARA EL Y PARA ELLA

Partner Plus Juguetes eróticos Sexo Positivo

Partner Plus es un vibrador de última generación en forma de “U” ideal para utilizar durante la penetración vaginal, a solas o en relaciones lésbicas.

Aunque el juguete se comercialice entre parejas heterosexuales para incluirlo durante el coito, la verdad es que también puede utilizarse a solas durante la masturbación o en relaciones sexuales entre mujeres. Podemos usarlo en la masturbación como un simple vibrador en contacto con nuestros genitales o zonas erógenas. También podemos utilizarlo conjuntamente con un dildo o uno o más dedos introduciéndolo en la vagina a la vez que tenemos puesto el Partner Plus.

 

PARTNER PLUS ESTIMULA 5 ZONAS GENITALES

El juguete erótico Partner Plus posee dos motores de vibración para ambos miembros de la pareja (heterosexual). La parte delantera reposa sobre la zona externa de la vulva y estimula los labios y el clítoris. Mientras que la parte trasera se introduce en la vagina para estimularla, a la vez que lo hace sobre el pene durante la penetración y sobre el punto G del interior de la vagina.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DEL PARTNER PLUS

Partner Plus Review Sexo Positivo

  • Su diseño ergonómico y flexible se ajusta perfectamente a la vulva, de tal manera que, independientemente de su forma o tamaño, podrás utilizarlo.
  • Posee diferentes modos de vibración, en concreto 10: 3 intensidades y 7 ritmos de vibración.
  • Es impermeable, por lo que puede utilizarse bajo el agua y añadir un toque diferente a la relación erótica.
  • El material del que está hecho es silicona, de tacto suave y agradable.
  • Es recargable, por lo que no lleva pilas. Se carga a través de un USB magnético que incluye el paquete con el juguete.

 

POR QUÉ RECOMENDARÍA EL PARTNER PLUS

Estos son algunos de los puntos fuertes por los que recomendaría el juguete erótico Partner Plus:

  • Puedes utilizarlo en combinación con otros juguetes como dildos.
  • Si eres una pareja heterosexual es un juguete para ambos.
  • En relaciones coitales produce sensación de estrechez vaginal en el pene.
  • Estimula diversas zonas de la vulva: Punto G, vagina, clítoris, labios menores…
  • Posee modos de vibración muy potentes.
  • Es muy fácil de lavar (con agua y un jabón neutro o un producto específico).
  • La batería es de larga duración y no lleva pilas, por lo que durará mucho tiempo y no tendrás que preocuparte por si se para a mitad de la relación sexual.
  • Tiene un uso diverso: se puede utilizar entre parejas heterosexuales y lésbicas, así como a solas.
  • En función de la postura también podría estimular la zona de los testículos en el hombre durante la penetración vaginal.

 

ALGUNAS DESVENTAJAS DEL PARTNER PLUS

No vamos a engañarnos. Todos los juguetes eróticos tienen sus pros y sus contras. Y el Partner Plus no iba a ser menos. Estas son algunas de las desventajas que he encontrado a este producto:

  • El ruido que produce la vibración es elevado. Esto puede ser un inconveniente si tienes a alguien al otro lado de la pared o no importante en absoluto.
  • La parte superior de la “U” del Partner Plus puede resultarte molesto en la zona del hueso pélvico, bajo el Monte de Venus, en función de la posición en que te coloques durante las relaciones sexuales.
  • Puede salirse la parte trasera de la “U” del Partner Plus que se introduce en la vagina durante las relaciones sexuales. Esto puede suceder, por ejemplo, en determinadas posturas o durante una penetración con movimientos fuertes y rápidos.

 

Partner Plus Review Juguete erótico

 

Partner Plus es un producto erótico que hay que probar al menos una vez en la vida. Es un juguete diferente con muchas posibilidades. En mi caso llevaba tiempo queriéndolo utilizar porque me lo demandaban muchas personas durante reuniones eróticas o en consulta (terapia sexológica o de pareja). Gracias a Sacia Sex he podido descubrir este maravilloso juguete que os recomiendo adquirir como complemento en vuestra vida sexual. Podéis hacerlo de una manera rápida, sencilla y segura en la tienda online de Sacia Sex.

 

 

Lara Herrero

EL PLACER ES SUBJETIVO: EL PROTOTIPO DE RELACIÓN SEXUAL PERFECTA NO EXISTE

 

¿Qué ha de tener un encuentro erótico para que nos resulte satisfactorio?… Lo primero que hemos de tener en cuenta es que el placer y la satisfacción son subjetivos y dependen de cada persona, así como de otros factores secundarios como el contexto, las experiencias previas, el ideal de goce que tengamos o el autoconocimiento. También depende de si el placer se experimenta a solas o en pareja.

Lo que está claro es que para que una relación sexual resulte grata tenemos que gozar de la libertad suficiente que nos permita decidir entre lo que queremos llevar a cabo y lo que no, a partir de nuestros propios deseos y valores.  Para saber cuáles son nuestras preferencias el primer paso es conocerse: descubrir el propio cuerpo, cómo estimularlo y cómo responde ante ese estímulo… Pero no basta con conocerse, también es fundamental que nos aceptemos tal y como somos, como sujetos sexuados; es decir, que aceptemos nuestra imagen, nuestra identidad y nuestra orientación sexual.

Otro punto importante para disfrutar plenamente es el conocimiento que tengamos sobre sexualidad. La información que se tenga sobre educación sexual es fundamental para hacer frente a mitos, tabúes y prejuicios que puedan aparecer. Además, también es necesario conocer qué métodos anticonceptivos y de prevención de ITG (infecciones de transmisión genital) existen y cómo se utilizan. Del mismo modo, cuanto más rico sea el conocimiento previo, mayor será el mapa de placer con el que contemos. Esto significa que si se concibe la sexualidad como un mapa, tenemos que saber que el coito es sólo una de las posibilidades que nos ofrece la erótica, así como el orgasmo es sólo uno de los placeres que podemos alcanzar y los genitales una de las infinitas zonas de todo un cuerpo predispuesto para recibir estímulos.

La salud también puede influir en la satisfacción de las relaciones. Y no sólo a nivel físico, también psicológico. Así por ejemplo, la ansiedad, el estrés o la depresión pueden afectar al deseo sexual; o los problemas vasculares pueden producir dificultades en la fase de excitación (de erección o de lubricación).

Muchas veces, cuando se produce un encuentro erótico con alguien se deposita una gran parte de la responsabilidad de éxito en la otra persona. En este sentido, hemos de tomar conciencia de que para disfrutar en las relaciones sexuales es importante responsabilizarse del propio placer. Para ello hemos de hacernos respetar sexualmente, por ejemplo, manteniendo relaciones únicamente cuando nos apetezca, sin coacción y sin acceder exclusivamente por complacer a otra persona o por miedo a herirle en caso de inapetencia. Otra manera de responsabilizarse del propio placer es, como ya hemos dicho, conocerse, saber qué nos gusta y qué no, así como saber comunicarlo en caso de tener pareja.

Las expectativas que se tengan sobre un encuentro también influyen en la satisfacción sexual. Por ejemplo, hay personas con la expectativa de proporcionar un orgasmo a su pareja o personas con la expectativa de que la relación dure un periodo de tiempo concreto. Si las expectativas no se cumplen puede aparecer la frustración y derivar en otros problemas. Si sólo se centra la atención y el esfuerzo en alcanzar la expectativa es muy probable que no se disfrute de todo el camino previo o de lo que surja de manera inesperada. Las expectativas, por tanto, influyen en la satisfacción que tengamos en una relación sexual porque nuestra mente se centra en ellas (consciente o inconscientemente). Por eso, para que una relación sexual sea satisfactoria, además de sentir con el cuerpo es muy importante sentir a través de los pensamientos. Esto significa que la mente tiene que estar en clave erótica, por ejemplo: centrando la atención en las sensaciones experimentadas durante el encuentro, pensando en lo que emocionalmente la relación produce o utilizando fantasías.

No existen indicadores universales que puedan definir la satisfacción en una relación sexual a pesar de que muchos elementos resulten comunes en algunas personas, como: el número de orgasmos, la duración, la comunicación, las sensaciones, la complicidad o la pasión. Cada persona tiene una sexualidad única y, por tanto, la satisfacción dependerá de lo que cada una de ellas considere como placentero.

 

Lara Herrero Barba. Artículo para el Periódico de Castilla y León. Número-Noviembre.

LA IMPORTANCIA DE CONOCERSE: EL ORGASMO FEMENINO

Imagen principal

Aura, de 72 años supo lo que era un orgasmo después de tener a sus cuatro hijas. Afirma que se trata de “sentir un goce, una plenitud del acto matrimonial. Sentir como si estás en el cielo”. No está segura de si un orgasmo es lo mismo que el placer: “A veces mientras ves una película o tienes ciertos pensamientos  también te entra una cosita por el cuerpo. No sé si eso será el orgasmo”.  Por su parte, Beatriz, de 41 años nos cuenta que “un orgasmo es algo que busco y quiero que mi pareja tenga. Es como un fuego artificial. Y es la experiencia de existir y no existir en un sitio concreto. Es como que te expandes y, a la vez, es como un sentir de la sangre respirando”. Para Noelia, de 26 años, el orgasmo es algo casi poético: “es una sensación de liberación absoluta donde experimento durante unos segundos una caída al vacío, como si explosionaran dentro de mi todos mis sentidos y después se apagara todo dejando paz”.

El orgasmo es una de las Fases de la Respuesta Sexual Humana que definieron por primera vez Masters y Johnson en su obra “Human Sexual Response” (1966). Es una sensación subjetiva que no todas las mujeres logran experimentar a lo largo de su vida, ya sea a solas o en pareja.

Hasta hace bien poco la sexualidad femenina estaba en un segundo plano respecto a la del hombre y todo lo relacionado con ella representaba un gran tabú. El hecho no es que muchas mujeres sean incapaces de tener un orgasmo, sino más bien de saber cómo conseguirlo y de no sentirse incómodas por ello. La dificultad para alcanzar el punto más alto de placer también es consecuencia de un modelo de encuentro erótico heterosexual centrado en la penetración vaginal. El orgasmo femenino ha sido y es buscado a través de la vagina. Sigmund Freud es el gran responsable de ello al asegurar que existían dos tipos de orgasmo: vaginal y clitoriano. Gracias a la ciencia hoy sabemos que el orgasmo vaginal es como el Ratoncito Pérez, un cuento.

El único órgano encargado de proporcionar orgasmos a las mujeres es el clítoris. Por tanto, si una mujer busca alcanzar el orgasmo es necesario que se estimule esta zona de la vulva, que es la única de todo el cuerpo humano cuya función exclusiva es la de dar placer. Ya sea mediante la masturbación en solitario, durante el coito o mientras se mantienen relaciones eróticas sin penetración. Sí que es cierto que algunas mujeres pueden lograr un orgasmo mediante la estimulación vaginal a través de la penetración, pero esto es gracias a las terminaciones nerviosas que posee el cuerpo cavernoso del clítoris. Hemos de tener en cuenta que el clítoris no sólo es la parte externa que se hace visible en la zona superior de la vulva que junta los labios menores. En realidad, el clítoris se extiende hacia la zona interna de la cavidad vaginal, pudiendo alcanzar un tamaño de siete a doce centímetros; lo que supone miles de terminaciones nerviosas.

En la práctica, además de saber el papel que juega el clítoris en el orgasmo femenino, es fundamental conocerse: conocer el propio cuerpo, cómo responde ante estímulos, que zonas son más agradables, cuáles más sensibles… El primer paso para disfrutar de una relación sexual es conocerse. Y para ello es mucho más sencillo comenzar con una misma mediante la visualización y la autoexploración. Cuando nos conocemos sabemos perfectamente qué es lo que nos gusta, dónde y cómo nos gusta y, de esta manera, será más fácil comunicárselo a otras personas en el caso de querer mantener relaciones sexuales con alguien.

Si acompañamos el autoconocimiento con una visión de la sexualidad en positivo y una buena percepción de la imagen personal, será muy probable que no existan problemas a la hora de tener orgasmos. Aun así, pueden existir mujeres que tengan dificultades para alcanzarlos (anorgasmia), pero esto no significa que no tengan placer en sus encuentros eróticos. El placer se escribe en plural, porque existen muchas formas de disfrutar y no todas tienen por qué acabar con un orgasmo.

Artículo publicado para El Periódico de Castilla y León (EPECYL) Octubre – 2017. 

Lara Herrero Barba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies